Articles

Cultivar es importante, pero comer de la cosecha lo es más

In Fútbol on 9 diciembre, 2010 by mancastro Etiquetado: , , , , , , ,

Creo que lo más importante en un equipo de fútbol es la cantera. Hay muchos detalles que hoy en día se pasan por alto, sobre todo en clubes de mediano rango, y que podrían dar como resultado un importante crecimiento tanto en el plano deportivo como en el económico si comenzaran a aplicarse. Métodos tan sencillos como tener la tecnología suficiente o el ‘staff’ necesario para realizar cierto seguimiento tanto de los futbolistas de la propia plantilla como la de otros clubes. Sin ir más lejos, el Milán ha estado coleccionando títulos durante las últimas dos décadas adquiriendo jugadores muy veteranos -y por lo tanto más baratos- pero que han dado un gran rendimiento y han prolongado su carrera más allá de lo esperado… por otros clubes -sobre todo los vendedores-. Si se lleva al día un pormenorizado análisis sobre los kilómetros que recorre un jugador en cada partido o incluso su forma de saltar o correr, los

La gran cantera del Barça.

especialistas aseguran que se puede saber perfectamente si un jugador va a tener una vida deportiva más prolongada, si en el tramo final de su carrera va a tener más lesiones, etc. Pero quizás esto sea tema para otro día. Hoy nos centraremos, como ya he dicho, en que creo que las canteras forman un elemento indispensable para los clubes de fútbol.

Tener una cantera que funcione es sinónimo de progreso en todos los sentidos. Lógicamente, cada club debe tener las estructuras e instalaciones que su economía le permita, pero sin duda es interesante tener una fábrica de futbolistas jóvenes que el día de mañana puedan dar el salto al primer equipo y convertirse en un importante patrimonio del club. La prueba más fácil y evidente de que las canteras son rentables es La Masía. Quizás el Barça sea el ejemplo más claro porque se está convirtiendo en el mejor equipo del mundo en este principio de siglo y todo gracias a la cantera. Lo más interesante del Barça es que en su plantilla hay jugadores importantísimos que podrían estar ya en su tramo final -como ya he dicho, depende de su físico es posible que algunos se puedan retirar más allá de los 35 ó 36 años mientras otros con 33 ó 34 ya hayan perdido demasiadas facultades físicas o se encuentren con problemas de lesiones frecuentes y desgastes físicos- pero ya tienen un recambio en las categorías inferiores que incluso están comenzando a participar puntualmente con el primer equipo. Éste es un aspecto muy importante porque un canterano no puede convertirse en el relevo ideal de un futbolista consagrado de la noche a la mañana. A pesar de las joyas que salen de algunas canteras, todo joven necesita un período de adaptación hasta llegar a rendir a su nivel. Eso lo necesitan todos, ni los mejores del mundo, como Leo Messi, comienzan a rayar a su verdadero nivel desde el primer instante. Quizás uno de los casos que más se ha acercado a tal proeza ha sido Raúl González, hoy en el Shalke 04, que debutó en el Madrid aún siendo menor de edad y esa misma temporada ya dio muestras de su gran calidad.

La 'quinta del buitre' aprovechó su oportunidad.

Pero la diferencia entre la cantera del Madrid y la del Barça no creo que sea tan grande como la representación de canteranos que existe en una y otra plantilla pueda evidenciar. Creo que la principal diferencia es la apuesta por la cantera y no tanto, que también la hay, una diferencia en la formación de futbolistas con talento. En el FC Barcelona se da la oportunidad poco a poco a los jóvenes talentos y se les va integrando en la primera plantilla sin prisas. En la cantera del Madrid hay auténticas perlas, pero el club está demasiado pendiente de intentar ganar títulos y no se ofrecen verdaderas oportunidades a los futbolistas jóvenes de competir con el primer equipo. ¿Se han preguntado ustedes alguna vez qué habría pasado si le hubiesen dado a algunos jóvenes la misma confianza y número de oportunidades que a Karim Benzema? Parece que el delantero francés ha explotado al fin y quizás a partir de ahora comience a ser un fichaje rentable para el club merengue, pero no es menos cierto que ha disfrutado de innumerables ocasiones de jugar con el primer equipo. Es probable que con esa misma confianza Álvaro Negredo o Esteban Granero fueran hoy titulares en la plantilla blanca. Al menos yo así lo creo. Y estos dos futbolistas que acabo de citar son sólo algunos de los que no han tenido oportunidad de demostrar su valía. Si se echa un vistazo a las plantillas de Primera, raro será encontrar una en la que no haya un futbolista formado en la cantera del Real Madrid. Un gran fábrica de talentos que no disfruta de sus productos.

Anuncios

Una respuesta to “Cultivar es importante, pero comer de la cosecha lo es más”

  1. Exactamente; la cantera es uno de los más importantes recursos que un club de fútbol puede tener. Por eso resulta difícil de entender el que haya equipos que la tengan casi de adorno, incluso con el único ánimo de ganar títulos o hacer buenos papeles en las categorías inferiores pero sin pensar en el fin último (y en realidad único) de convertir a sus jóvenes en futuros profesionales de su primera plantilla.

    Me parece que hay dos opciones: formar jugadores o ficharlos ya formados. Ambas pueden ser igual de adecuadas. Lo que no me cabe en la cabeza es que se opte por quedarse a medio camino, manteniendo una cantera cuyo producto acabe reforzando al resto de equipos a cambio de menos dinero del que ha costado al propio.

    En el caso de mi equipo, el Real Oviedo, para tener una cantera que no dispone de campos de entrenamiento dignos, con infantiles que se seleccionan más que por su habilidad o pasión por el fútbol, por sus cualidades físicas a temprana edad (así se descartó a Villa y también se hubiera descartado a Messi, Iniesta o cualquier otro mago del balón que no fuera un hércules, no necesariamente de Alicante), para tener esa cantera -digo- es mejor vivir de la cesiones o los descartes de otros clubes como el Español, el Valencia o el propio Barcelona.

    Porque echando un vistazo a nuestros equipos inferiores no es difícil encontrarse a jugadores de once o doce años cuyo mayor don para aplastar a los rivales de su misma edad es medir metro ochenta y llevarse todos los balones a base de fuerza; una fuerza que, lógicamente, no puede incrementarse al mismo ritmo que la de sus compañeros, pues estaríamos hablando del increíble Hulk en pantalones cortos al cumplir los veinte años.

    El día que los mandamases del Oviedo se den cuenta de que les puede salir más rentable vender un Raúl o simplemente un Oli, que la miseria que les queda entre las uñas con sus fichajes especuladores y carroñeros, igual podremos disfrutar de una cantera similar a la que nos nutrió de buenos jugadores en los noventa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: