Articles

Como pez en el agua

In Deporte en general on 8 junio, 2014 by mancastro

1402219333_736771_1402247407_noticia_grandeNadal ha ganado su novena corona en París. Un grand slam, su decimocuarto (ya está a sólo tres de igualar a Roger Federer), que llegó después de remontar un set en contra de su rival, el número 2 del mundo, Novak Djokovic, quien le exigió exprimirse al máximo hasta casi el final del partido. El calor hizo mella en ambos tenistas que demostraron la pasta de la que están hechos superando esta adversidad en un partido de un desgaste físico tremendo que se fue a las 3 horas y y 20 minutos de duración. Djokovic luchó con coraje desde el inicio y se llevó la primera manga, pero lejos de venirse abajo, Nadal demostró que Roland Garros le da alas, o mejor dicho, aletas, porque el mallorquín verdaderamente se mueve como pez en el agua en las pistas del torneo de los Mosqueteros. Su hábitat natural no es la tierra batida. Hoy ha demostrado que su espacio es la tierra batida… de París. Nueve títulos conquistados, más que en cualquier otro torneo. No diré aquello de que pasará mucho tiempo antes de se valore lo que Nadal ha hecho en Roland Garros porque creo que no es cierto. Ha sido reconocido por todo el mundo como se merece. La organización de Roland Garros, como ya señalé en un artículo anterior, sí que ha dejado algunos detalles impropios de un grand slam del prestigio del parisino. Pero aparte de esto, creo que es generalizado el respeto y la admiración que el tenista balear despierta en todo el planeta.

nadal-djokovic--644x362La final de 2014 no será la más recordada por la calidad del juego, pero sí que supone un hito sin precedentes que la vuelve a hacer especial: los nueve títulos logrados por Nadal. Decía el manacorí a la conclusión del encuentro que algún día Djokovic ganará este título. El serbio ha llegado a la final en París en dos ocasiones y en ambas perdió ante el tenista contra el que él mismo se ha preparado para batir a lo largo de los últimos años. La reconstrucción del juego de Djokovic, que lo ha llevado a ser en más de una ocasión número uno del mundo y le ha dado hasta el momento nada menos que siete grand slams, no funciona en París. Falló en 2012 y ha vuelto a hacerlo en 2014. El tenista balcánico se convierte en una máquina, casi en un robot sobre la pista. Por fortuna, no siempre la máquina está por encima del hombre. Ni siquiera en un deporte como éste que requiere precisión y concentración en dosis iguales. Felicidades a Rafa Nadal por este nuevo título. Hoy más que nunca nos despedimos con un ¡vamos, Rafa!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: