Posts Tagged ‘fichaje’

Articles

¿Pagar por Ancelotti? Mamma mia!

In Fútbol on 25 junio, 2013 por mancastro Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Carlo Ancelotti.

Carlo Ancelotti.

Hace tiempo que el Real Madrid es un despropósito. No creo que haya duda alguna de que nadie ha regido bien la Casa Blanca (de momento, de la otra, la de EE.UU., no vamos a ocuparnos en este blog) desde hace 20 años. Han pasado por el Madrid hasta 19 entrenadores diferentes desde que Benito Floro era cesado en 1994 para dejar su puesto a Vicente del Bosque. ¿Qué proyecto de futuro va a ser posible en un club que cambia cada año de entrenador? ¿Tiene alguna opción la cantera madridista cuando no hay un solo técnico que pueda supervisar a los chavales del juvenil y del Castilla durante unas cuantas temporadas para poder tutelarlos adecuadamente? Y cuando al fin se ficha al “mejor entrenador del mundo”, José Mourinho, el proyecto dura tres temporadas y se salda con un campeonato liguero, una Copa del Rey y una Supercopa de España. Pobre bagaje para un técnico que vino con la misión de ganar títulos importantes para el Real Madrid, construir un gran equipo para el futuro y acabar con la supremacía del FC Barcelona.

Empecemos por esto último. Alguien puede pensar que realmente Mourinho ha terminado con esa gran época del FC Barcelona, pero analizando lo que ha logrado el portugués al frente del club merengue, ¿cómo ha destronado al Barça? Se marchaba el ex entrenador del Oporto, Inter y Chelsea con un canto de victoria diciendo que él ha sido el entrenador que “acabó con la hegemonía del Barcelona”… ¿Se lo apuntamos en ese currículo que tanto le gusta sacar a pasear como respuesta a la más mínima crítica que se haga a su labor? Es Mourinho, sin duda, un personaje al que le gusta apuntarse tantos, incluso aquellos que no se ha anotado. Incluso aquellos que pasan por “destruir” (claro que viendo su planteamiento al frente del Inter de Milán, con Eto’o y Milito de laterales, tampoco es extraño que le guste destruir…) más que por construir. En cualquier caso y para no desviarnos del tema, Mourinho no ha acabado con la hegemonía de nadie. El Barcelona ha vivido los mejores años de su historia de la mano de una gran generación de futbolistas procedentes de la cantera, de un entrenador, Guardiola, que supo sacar muy buenas cosas de ellos, y se ha encontrado con un cambio de planes con la marcha del técnico y el relevo de Tito Vilanova. ¿Qué pinta en todo esto Mourinho? El entrenador luso tan sólo puede presumir de tres títulos en tres temporadas en el Madrid frente a los ocho conseguidos por el Barcelona desde que aterrizó en Chamartín. Ganó 5 partidos de liga ante el Barça, empató 6 y perdió otros 6, uno de ellos por 5-0 en el Camp Nou. ¿A esto le llama Mourinho “acabar con la hegemoníadel Barcelona”? ¿O es que acaso se está apuntando un tanto que deberían apuntarse, en todo caso, otros equipos como el Bayern de Munich?

Jesé y Morata.

Jesé y Morata.

En cuanto a su legado, Mourinho ha dejado un Real Madrid en el que ha utilizado de forma habitual a no más de 16 ó 17 futbolistas de la plantilla, dando muy pocas oportunidades a canteranos que llevan tiempo pidiendo a gritos minutos en liga como Álvaro Morata y el canario Jesé, por poner dos ejemplos de futbolistas que hoy brillan en la selección sub 21. Dentro de algún tiempo lo volveremos oír decir, como cuando dejó el Inter en manos de Benítez, que todo lo que consiguiera el técnico español con el conjunto italiano sería gracias al gran equipo que él había construido durante su estancia en Milán. Humildad.

Pero el verdadero motivo de este artículo no son los méritos deportivos de Mourinho ni sus fanfarronadas. El verdadero motivo es el gasto que el Real Madrid ha hecho en las últimas temporadas… ¡en fichar entrenadores! Es algo sorprendente. Creo que hay muy pocos equipos en el mundo que puedan decir que alguna vez han pagado por hacerse con los servicios de un entrenador. Pues el Madrid se ha dejado, en apenas cinco temporadas, alrededor de 4 millones de euros en el fichaje de Manuel Pelegrini desde el Villarreal, entre 8 y 12 millones de euros por Mourinho (hay disparidad en las cantidades que aparecen en los medios de comunicación al respecto de este fichaje), y ahora se da casi por hecho que van a pagar entre 4,5 y 7 millones de euros al Paris Saint Germain por hacerse con el entrenador Carlo Ancelotti.

Me parece un disparate todo esto, pero quedémonos en lo más reciente: el fichaje de Ancelotti. ¿Vale la pena? ¿Por qué aparece de repente el nombre de Carlo Ancelotti como el del mejor técnico del mundo en las portadas de los diarios? A lo mejor es que cualquier entrenador que vaya a pasar por el Real Madrid deberá ser considerado automáticamente como el mejor técnico del mundo. De otra forma no me lo explico. Obviamente, Carlo Ancelotti no es un mal entrenador. Es un profesional que ha conseguido sus más importantes logros con el AC Milan, club con el que logró dos Ligas de Campeones en las ocho temporadas que estuvo, y que más recientemente conquistaba la Premier League con el Chelsea en una ocasión en sus dos temporadas en el banquillo de los ‘blues’. La última temporada se hizo cargo del flamante PSG, uno de esos nuevos clubes ricos que intentan dominar el fútbol mundial a golpe de talonario.

Hay más entrenadores en el mundo que podrían hacerse cargo del Madrid y hacer un gran trabajo al frente del club y que no le habrían costado traspaso alguno. Y de todos los perfiles, desde el más experimentado, como Bernd Schuster (ahora en el Málaga) hasta otros que serían apuestas fuertes como Juan Ignacio (ex del Levante), Djukic (ahora en el Valencia) o incluso técnicos con mucha experiencia pero que llevan un tiempo apartados de los banquillos como Víctor Fernández y Luis Aragonés. Se podrá estar más o menos de acuerdo en los nombres, pero ¿hay alguien que no coincida en que es un disparate haber pagado alrededor de 16 millones de euros por entrenadores para el Madrid en las últimas cinco temporadas?

Anuncios

Articles

Cruzada contra Pellegrini (II)

In Fútbol on 19 febrero, 2010 por mancastro Etiquetado: , , , , , , , , , ,

Sin disimulo. Marca ha cogido el toro por los cuernos y ya no parará hasta ver cómo Pellegrini abandona -por su propia voluntad no lo hará, que ya sabemos que “encima se pone farruco”, según Marca- el banquillo del Real Madrid y deja paso a otro que les guste más -al Madrid y al diario deportivo-. Parece increíble el poder que tiene un diario como éste en nuestro país, pero lo cierto es que tienen fuerza suficiente como para presionar en las decisiones del club de forma decisiva.

En Marca ya buscan sustituto a Pellegrini.

La última ha sido su portada de hoy, justo después de la derrota en la Champions League y de las críticas al planteamiento táctico que Manuel Pellegrini dispuso en Lyon ante el Olympique Lyonnais, no sólo se encargan de asegurar que “los jugadores alucinaron con la vuelta al doble pivote en Lyon” en un lugar destacado de la primera plana, sino que contraatacan con el anuncio de que el Madrid sondea la opción de contratar a Mourinho, entrenador portugués del Inter de Milán, para la próxima temporada. Un momento bastante oportuno para hacer pública dicha información que, lógicamente, desconozco si tiene fundamentos sólidos. De aquí al final de la temporada nos esperan muchas portadas como ésta, encuestas como “¿Quién sería para ti el mejor entrenador para el Madrid?”, “¿Crees que el Madrid debe seguir jugando con un doble pivote?”, etc. Y desde luego, mi consejo a Pellegrini sería que coja las de Villadiego y se vaya de un club que en parte es marioneta del diario deportivo más leído.

Política errónea: 10 técnicos en 9 temporadas

Lo más triste es que finalmente Pellegrini hará las maletas, se marchará del Real Madrid y llegará otro cuyas virtudes serán ensalzadas durante los famosos 100 días de confianza en el entrenador… y acabarán haciendo que se tambalee a los primeros resquicios de dudas sobre el rendimiento deportivo del equipo.

Pellegrini da instrucciones en un partido.

El Madrid ha contado con los servicios de diez entrenadores distintos en las últimas nueve temporadas. ¿A qué se debe esto? ¿Es mala planificación por parte de los directivos del club o aún no han encontrado a quien aguante y controle la presión que acompaña a un cargo como éste? Me inclino a pensar que en la mayoría de los casos ha podido la impaciencia. Desde la temporada 1999-2000 en la que Vicente del Bosque -que ostenta el récord de “longevidad” al frente del Madrid este siglo y se fue al acabar la temporada 2002-03- se hizo con el banquillo merengue, han desfilado por la Casa Blanca -y no me refiero a visitas a Obama- nada menos que Carlos Queiroz, que no llegó ni siquiera a completar una temporada y fue relevado por José Antonio Camacho, que a su vez estuvo tres meses en el banquillo y dirigió tan sólo tres encuentros. Más tarde llegó Mariano García Remón, al que le dieron otros tres meses de crédito y fue entonces sustituido por Vanderlei Luxemburgo. Juan Ramón López Caro, Fabio Capello, Bernd Schuster, Juande Ramos y el actual entrenador, Manuel Pellegrini, completan esta esperpéntica lista de entrenadores del Real Madrid en el nuevo siglo. Con semejantes antecedentes, supongo que Pellegrini ya estará poniéndose en lo peor. Difícil tarea la de conseguir títulos y éxitos en el banquillo cuando apenas se deja margen de maniobra para dirigir el barco. La impaciencia y los proyectos a corto plazo son los peores enemigos de este club que ha visto en los fichajes de relumbrón el único modo de ilusionar a la parroquia. Alea Marca Est…, digo, Alea Jacta Est.

Articles

Canales elige un futuro blanco

In Fútbol on 22 enero, 2010 por mancastro Etiquetado: , , , , , , , , , , , ,

Sergio Canales Madrazo, mediapunta del Racing de Santander, ha sorprendido a propios y extraños convirtiéndose en la revelación de la temporada con tan sólo siete partidos disputados en Primera -ha conseguido anotar ya cuatro goles-.

Sergio Canales

El Real Madrid ha puesto sus ojos en él y, según parece, ya tiene el compromiso del jugador de 18 años -cumplirá 19 el próximo 16 de febrero- para incorporarse a su plantilla durante las próximas cinco temporadas.

La pregunta que muchos nos hacemos es si llegará a triunfar en el equipo merengue. No es el Real Madrid un equipo que se haya caracterizado en las últimas temporadas por apostar por los jugadores jóvenes. Negredo, Soldado o Jurado, todos ellos futbolistas internacionales, lo saben sobradamente ya que han tenido que salir del conjunto blanco para triunfar en otro equipo. En su lugar, la casa blanca decidió apostar por jugadores fichados a golpe de talonario como Cristiano Ronaldo -traspaso récord: 96 millones de euros- o Karim Benzema y por los veteranos en apuros como Raúl o Guti, capitanes del Madrid pero que no pisan el césped con demasiada frecuencia.

Un camino espinado para muchos

Canabal, a la derecha, en un partido con el Málaga.

Pero la pregunta invita a reflexionar qué ha ocurrido con este tipo de ‘perlas’, jugadores jóvenes con un futuro prometedor, cuando han fichado por el Real Madrid en su etapa moderna. Uno de los casos más sonados fue el traspaso de Manuel Canabal, un mediapunta gallego en el que se fijó Fabio Capello cuando militaba en las filas del Mérida -en la temporada 1997-98- y por quien el club hizo un esfuerzo económico importante que causó un gran revuelo en España. Canabal sólo destacó en el Real Madrid en la foto de grupo de la plantilla debido a sus 195 centímetros de altura. Canabal ni siquiera llegó a debutar en liga con el Real Madrid y se fue cedido a varios equipos -Valladolid, Alavés y Rayo Vallecano-  antes de salir definitivamente del club con destino al Málaga, donde disputó tres temporadas en Primera antes de fichar por el Pontevedra, club en el que se retiró debido a una lesión crónica en la espalda.

Canabal no fue el único joven español que se quedó con un regusto amargo tras su paso por el Real Madrid. Antes, un joven Luis Enrique llegaba en 1991 al equipo merengue procedente del Sporting de Gijón como gran promesa del fútbol español. Aunque con los blancos llegó a disputar más de cien partidos de liga en las cinco temporadas que permaneció en su equipo, lo cierto es que no llegó a ser ni la mitad del jugador en el que se convertiría a su llegada al FC Barcelona. Allí pasó el resto de su carrera y consiguió anotar nada menos que 101 goles en ocho temporadas, 92 goles más que en todo el tiempo que permaneció en el Madrid, donde llegó a jugar de lateral derecho. Aún después, el Madrid ficharía a Munitis, por aquel entonces un joven jugador de gran talento salido de la cantera del Racing de Santander -como Sergio Canales- que llegó a ser internacional con España, pero no cuajó tampoco en el conjunto blanco. Aún hoy, con 34 años, continúa jugando en Primera tras regresar a su equipo de origen después de varias temporadas en el Deportivo de La Coruña.

Alfonso estalla de alegría al marcar para España.

El problema del equipo de la capital no está en su cantera, sino en su ansia de éxitos a corto plazo. De ahí que muchos jóvenes con gran talento salidos de las categorías inferiores hayan tenido que irse del club para triunfar debido a la falta de oportunidades para ir adquiriendo experiencia y sumando minutos de juego en su equipo de origen. Los casos son muchos. Alberto Rivera, que llegó a ser convocado por Luis Aragonés para la selección española; Tote, que tuvo sus temporadas de gloria en el Valladolid antes de irse al Hércules; Alfonso Pérez Muñoz, que vivió varios pasos por el Real Madrid sin llegar a triunfar nunca en sus filas, aunque sí lo hizo en el Betis y en la selección española; David Aganzo, que a pesar de salir de la cantera con la vitola de gran promesa, tan sólo jugó en Primera con el Espanyol, Valladolid y Racing para terminar fichando por el Alavés y el Rayo, de Segunda. La lista la engrosan otros como Jaime Sánchez Fernández, un mediocampista que jugó muchos años en Primera con el Racing y el Deportivo, entre otros; Miguel Ángel García Pérez-Roldán, conocido como ‘Corona’, de quien se empezó a hablar como promesa del fútbol nacional en 1997, cuando conquistó junto a sus compañeros de la selección española sub-16 la Eurocopa, pero que ni siquiera llegó a debutar con el Madrid en liga; Mista, que luego triunfaría en el Tenerife y el Valencia antes de fichar por el Atlético de Madrid y el Deportivo de La Coruña; Urzáiz, que fue internacional absoluto y reconocido goleador nacional que hizo unas temporadas realmente buenas en el Athletic de Bilbao; Portillo, una de las últimas ‘perlas’ perdidas por el Madrid que ha ido tropezando en su carrera hasta dar con sus huesos en Segunda con el Hércules hace sólo un mes; etc.

Zidanes, sí. Pavones, no

Francisco Pavón.

Florentino Pérez ganó las elecciones del Real Madrid y pronto acuñó un lema que se haría famoso en el mundo del futbol español: quería un Madrid de ‘Zidanes y Pavones’. Han pasado casi 10 años desde entonces y aún se recuerda su eslogan. Con él pretendía demostrar que el futuro de la casa blanca pasaba por fichar a los mejores jugadores del mundo -en aquel entonces Zinedine Zidane así estaba considerado- y ascender a la primera plantilla a jóvenes con talento de la cantera -el central Francisco Pavón se consagró como titular en aquel equipo-. Sin embargo, pronto el nombre de Pavón comenzó a tambalearse y cobró menos importancia en el proyecto madridista. Con el paso de los años, el joven central iba viendo rebajado su número de minutos de juego, aunque aún así, en sus primeras tres temporadas jugó por encima de veinte encuentros. En las siguientes dos campañas, las últimas vestido de blanco, el defensa participó poco. Finalmente, la política de Zidanes y Pavones terminó en 2007, cuando salió por la puerta de atrás rumbo al Zaragoza. Durante aquellos años, otros jóvenes intentaron dar el salto al primer equipo blanco sin lograr otra cosa que una gran decepción. Fueron los casos de futbolistas como Borja, Juanfran, Raúl Bravo -que sí tuvo algo más de fortuna e incluso llegó a jugar con la ‘roja’- o Valdo, todos ellos ya historia del Madrid y jugando en otros clubes.

En definitiva, la mirada del Madrid se centra ahora en un nuevo joven talento con un prometedor futuro por delante. La duda que me asalta es si este futuro será de blanco, como ya lograron otros jóvenes talentos -Míchel Salgado, Raúl, Morientes, Víctor Sánchez del Amo o Higuaín- o será un futuro en blanco marcado por la decepción de no poder hacerse con un puesto como titular en el Real Madrid. La suerte, el talento y la paciencia que tenga el cuerpo técnico tienen la última palabra.

A %d blogueros les gusta esto: